¿Qué hacer para ayudar a que la evaluación de desempeño funcione? 

 

La evaluación de desempeño(ED), aquella donde el jefe se reúne de forma periódica con el subordinado para evaluar su trabajo, es controversial. Los que no tienen la evaluación en sus empresas la desean y muchos que la tienen en su organización, preferirían que no existiera. El principal objetivo de esta herramienta es tener un espacio formal de retroalimentación entre el jefe y subordinado, para ayudar a que el subordinado cambie y mejore conductas y/o actitudes. Dependiendo de la organización, puede hacerse anual o semestral aunque los más esmerados, lo hacen de forma trimestral.  Pero, ¿vale la pena invertir todo este tiempo y dinero en la ED? ¿Funciona?

Los investigadores Kluger y DeNisi realizaron un estudio (meta-análisis) en el cual analizaron las investigaciones más importantes sobre la evaluación de desempeño y el impacto en el cambio de conductas. Encontraron que del 100% de estudios, solo en el 30% de casos, la ED lograba generar cambios. En el otro 30% de los casos, la ED no tenía ningún impacto y en el 40% restante de casos, la ED empeoraba las cosas.

 

En otras palabras en el 70% de los casos, esta herramienta no funcionaba para generar cambios en las personas. 

 

Otras investigaciones con respecto a esta herramienta demuestran que mientras más alto sea el nivel gerencial, menor es la preparación para dar la retroalimentación de desempeño. Aparentemente, por un problema de sensación de superioridad de los gerentes. En las evaluaciones 360, donde se recoge la opinión de los pares, se encontró que éstos evalúan más negativamente a personas que sienten que compiten con ellos para futuros puestos en la empresa.

En otras palabras, la investigación sobre esta herramienta la convierte, a lo menos, en dudosa con respecto a ayudar a una persona a cambiar conductas. 


Sin embargo, investigaciones demuestran que entre 40% y 70% de los líderes fracasan por problemas de conductas y actitudes. Darle retroalimentación a los jefes y líderes termina siendo crucial para que mejoren. ¿Qué hacer para ayudar a que la evaluación de desempeño funcione? 

Analizando el 30% de casos donde sí funcionaron las evaluaciones de desempeño se encontró lo siguiente:


-    La ED ayuda a cambiar conductas cuando los subordinados confían y valoran a sus jefes. Algo que parece totalmente evidente no es tan fácil de lograr porque el buen liderazgo no abunda.
-    La ED ayuda cuando  los subordinados tienen una actitud favorable hacia la retroalimentación.
-    La ED ayuda cuando en la empresa se vive un ambiente de poca politiquería y territorialidad.
-    La ED ayuda cuando se centra en mejorar tareas y actividades más que cambiar conductas.
-    La ED ayuda cuando se apoya al subordinado a usar sus fortalezas para mejorar.
-    La ED ayuda cuando el jefe hace un seguimiento cercano  en el tiempo.

 

Si las evaluaciones de desempeño tienen tan poca efectividad, ¿por qué las grandes empresas siguen usándolas? Porque si bien, esta herramienta no ayuda al cambio de conductas, sí ayuda y mucho, a generar una “meritocracia” en las organizaciones. 

Cuando no se cuenta con una ED, las empresas se ven limitadas a hacer aumentos generalizados de sueldos porque no tienen la información formal para saber qué persona se desempeña mejor. En estos casos, personas con mal desempeño y otras con excelente desempeño reciben el mismo aumento. En cambio, al contar con la evaluación de desempeño de cada persona, las empresas pueden subir los sueldos y darle mayores aumentos a aquellos que salieron mejor evaluados.  

 

La evaluación de desempeño, más que ser una herramienta efectiva de retroalimentación es una herramienta que promueve la justicia salarial en la empresa.

 

Por David Fischman

 

 

 

 

Artículos relacionados:

Liderazgo: cuidando el agua del radiador

¿El dinero compra la felicidad?

Convierta la obligación en vocación


 

Conoce Effectus Fischmanconsultora de Recursos Humanos de David Fischman                                                                                                                                         

Etiquetas: cultura organizacional, clima laboral, recursos humanos, liderazgo. 

*Si desea recibir los artículos de David Fischman vía mail, envíe un correo a "info@effectusfischman.com" o solicítelo aquí

Regresar


Contáctanos