Piense en su promoción del colegio, ¿Quiénes eran los mejores alumnos de su clase?, ahora que han pasado años, ¿acaso son aquellos que han alcanzado el mayor nivel profesional o empresarial? la respuesta es posiblemente no.

 

El problema con los colegios en general (aunque existen algunas excepciones), es que su sistema educativo se dirige a un grupo limitado de alumnos.

 

 

A los alumnos que les va bien en el colegio, son aquellos que tienen los talentos de planificación, disciplina y organización, son numéricos o verbales. Aquellos chicos que cumplen con sus tareas a tiempo y estudian para los exámenes. Aquellos con un pensamiento convergente, capaces de analizar y sintetizar información. Aquellos dispuestos a seguir las instrucciones al detalle para sacarse una buena nota.

 

Pero para aquellos alumnos más creativos, más emprendedores, que luchan por su autonomía. O aquellos que son muy talentosos interpersonalmente y que son más flexibles, el colegio no crea un entorno favorable para que puedan desarrollar y contribuir con su máximo potencial.

 

Cada ser humano es diferente y tiene un conjunto de talentos particular, sin embargo, el colegio nos trata de encajar en un mismo molde.

 

Otro gran problema es la nota. La  bala con la que asesinamos el amor por el aprendizaje. Los alumnos pierden su autonomía y son controlados por un número que hace que estudien y luego del examen olviden la mayoría de lo que han aprendido.

Sueño con un colegio que identifique los talentos de sus alumnos y genere un entorno, donde sus alumnos, automotivados, aprendan por su cuenta amando lo que hacen. Donde las notas no sean necesarias.

 

Por David Fischman

Originalmente publicado en El Comercio

 

 

Artículos relacionados:

Prueba de que el alma existe

El dinero: ¿es un fin o un medio?

El grito de Libertad en la jaula


 

Conoce Effectus Fischmanconsultora de Recursos Humanos de David Fischman                                                                                                                      

*Si desea recibir los artículos de David Fischman vía mail gratuitamente, solicítelo aquí.                                                                                                              

Etiquetas: cultura organizacional, clima laboral, recursos humanos, capital humano, liderazgo. 

Regresar


Contáctanos