Cuentan que una persona observaba talar árboles en el bosque. Al ver a un leñador que trabajaba con su sierra intensamente sin haber cortado ningún árbol, le preguntó por qué no afilaba su sierra. Éste respondió: “No puedo, no tengo tiempo para parar, hay muchos árboles que cortar”.

De la misma forma:

 

 Muchas veces en el mundo laboral nos concentramos en los aspectos urgentes, y no en las actividades importantes.

 

 

A continuación, algunas sugerencias para mejorar:

Defina sus metas importantes en la vida


Si no tenemos nuestras metas claras, no podremos llegar a ellas. En la vida jugamos otros papeles además del laboral, como el de padres de familia, de amigos, de socios de un club, etc. En cada uno debemos planificar una meta a lograr.

Que no le suceda lo que cuenta Stephen Covey sobre el niño que le preguntó a su padre cuánto valía su hora. Cuando el padre preguntó el por qué de la pregunta, el niño le respondió que estaba ahorrando para poder comprar un rato con él. Defina cuáles son sus roles y planifique sus metas importantes en cada uno. 

Planifique su semana en cada papel


Teniendo las metas claras, planifique actividades importantes para la semana. Recuerde que la semana no es sólo de lunes a viernes. Planifique el fin de semana, ¿Qué hará en sus otros papeles?  Pero no se sobrecargue de actividades. Recuerde que si prende la vela por arriba y por abajo a la vez, está se extinguirá más rápido.

Concéntrese en las actividades importantes


Imagínese un día en el que usted piensa trabajar su plan estratégico, pero ocurre lo siguiente: un colega entra desesperado para que lo ayude a imprimir un documento urgente para él;  lo visita un amigo que le quiere vender algo; un colega viene a contarle el último chisme de la oficina; el jefe lo llama urgente a una reunión de dos horas donde usted siente que no tiene nada que aportar.

Termina el día, y usted siente que no ha logrado nada. Las actividades mencionadas son todas urgentes, pero no importantes.  Vienen disfrazadas de importancia por su urgencia, quizás son importantes para terceros, pero no para usted.

 

Aprenda a decir NO. El cuidado de su tiempo sólo depende de usted. 

 

Cuídese de los “monos” en el trabajo


Para que tenga más tiempo para dedicarse a sus metas importantes, tiene que aprender a delegar en sus subordinados. Lo que sucede, sin embargo es que son los subordinados los que cuelgan sus pendientes o “monos” en nosotros. Nos llenamos el cuello de monos  (changos) que esperan que hagamos algo. Nos convertimos en un cuello de botella e impedimos a nuestros subordinados avanzar su trabajo.

Haga que sus subordinados tomen su responsabilidad y tendrá un tiempo valioso para el logro de sus metas importantes.

Cuentan que una persona encontró, alejado de la orilla, un estaque natural con peces. Observándolo, se dio cuenta que el agua había disminuido su nivel por evaporación varios centímetros. Sólo quedaba para los peces como 50 cm de agua.

Para los seres humanos, el tiempo también se evapora, y no hay nada que podamos hacer para evitarlo. Empezamos con un estanque lleno que se evapora a lo largo de nuestra vida. Al igual que un pescador puede sacar un pez del estanque, una enfermedad mortal puede sacarnos de la vida antes de que se termine el agua. 

 

El tiempo es corto, utilicémoslo para lograr lo verdaderamente importante. A veces hay que parar para afilar la sierra.

 

 

Por David Fischman

 

 

Artículos relacionados:

El principal problema de los colegios

Prueba de que el alma existe

El dinero: ¿es un fin o un medio?


 

Conoce Effectus Fischmanconsultora de Recursos Humanos de David Fischman                                                                                                                      

*Si desea recibir los artículos de David Fischman vía mail gratuitamente, solicítelo aquí.                                                                                                              

Etiquetas: cultura organizacional, clima laboral, recursos humanos, capital humano, liderazgo. 

Regresar


Contáctanos