En una sociedad, cuando muchos hacen una conducta que es inmoral, las personas se acostumbran y no cuestionan si es correcta o no, simplemente la hacen como todos. En el Perú, hay muchas conductas incorrectas que “muchos hacen” y que pocos se cuestionan, son conductas que hemos aprendido a lo largo del tiempo. Por ejemplo, comprar artículos piratas, arrojar basura, llegar tarde, manejar tratando de ganar sin ceder el paso, cruzar la pista caminando en cualquier sitio o usar la zona de emergencia en las carreteras para adelantar, entre otras. Cuando una conducta se convierte en “todos la hacen” pierde su intensidad moral y simplemente no reflexionamos en que está mal.

 

En las últimas semanas, hemos sido testigos,de una conducta inmoral que “muchos hacen” en nuestra sociedad, que es coimear. En este caso, en algunas autoridades del poder judicial y de otros poderes del Estado. Pero la coima no es una novedad para el Perú, la coima en algunos (no todos) policías, jueces y funcionarios del Estado, ni siquiera es un secreto a voces, más bien una realidad cotidiana a la que se enfrentan los ciudadanos todos los días.

 

¿Por qué nos alarmamos tanto al ver casos de coima y corrupción, si todos sabemos que esas cosas se daban en el Perú?

 

Por varios motivos, el primero es que el fenómeno “todos lo hacen” funciona en la medida que todo pase desapercibido. Nosotros nos consideramos personas morales, honestas e íntegras.  Simplemente algunos se dejan llevar con la corriente por las conductas incorrectas “que todos hacen”. Pero en el momento en el que la conducta queda en evidencia, como es el caso de coimear jueces, en el momento que se convierte en un escándalo tremendamente difundido, vemos la conducta de “coimear” con los ojos bien abiertos. Recordamos nuestros valores, quiénes queremos ser y lo terrible que es para nuestro país. En segundo lugar, el hecho de ver a algunas de las más altas autoridades del Poder Judicial coimeando, nos pone en mayor alerta del nivel de cáncer de corrupción que existe en nuestra querida patria.

 

Entiendo que todo este tema de corrupción genera emociones negativas de pesimismo, rabia e indignación. Y que nos hace ser conscientes de la crisis de valores que vivimos y en qué queremos promover como sociedad. Esto sin duda requiere de un cambio profundo, el cual se podrá dar en el largo plazo.  Pero no podemos quedarnos de brazos cruzados mientras esto sucede. Mi consejo es que después de sentir estas emociones negativas, afronte esta  tragedia de manera proactiva. Reinterprete esta tragedia de manera positiva.

 

Ayude como pueda, desde su entorno, a cambiar al país.

 

Lo único que gana pensando y comentando su rabia y disgusto con la situación, es continuar sintiéndose mal y ser un “espectador” de lo que sucede. Es mejor actuar para arreglar el problema que darle vuelta a pensamientos repetitivos negativos.

 

El juez supremo tal vez nos ha hecho a todos un gran “favor”, nos ha hecho salir del hechizo de “todos lo hacen” y nos ha hecho recordar que valoramos la justicia y la honestidad. Le ha permitido al presidente de la República tomar el toro por las astas, y enfrentar este problema con todo el apoyo de los ciudadanos. Esta es una oportunidad única para el país.

 

El presidente ya tiene su tarea, ¿qué hacemos nosotros como pueblo?

 

Entender que este fenómeno “todos lo hacen” sigue existiendo. Reflexione y cuestione cada cosa que haga y pregúntese si está de acuerdo a sus valores. Si va a coimear a un funcionario público porque le hace las cosas más fáciles o lo beneficia, pregúntese ¿Valoro la honestidad? ¿Le pido a mi hijo que sea honesto, pero yo actúo de forma deshonesta? Para coimear se necesita un mal funcionario, pero también un ciudadano que lo haga.

Si todos en el Perú nos cuestionáramos las conductas “todos lo hacen”, nos convertiríamos en un extraordinario país, un ejemplo para el mundo.

Por David Fischman

 


 

Artículos relacionados:

Enseñanzas de "Las 7 semillas"

La tendencia en el liderazgo moderno

El poder negativo de una visión


 

Conoce Effectus Fischmanconsultora de Recursos Humanos de David Fischman                                                                                                                      

*Si desea recibir los artículos de David Fischman vía mail gratuitamente, solicítelo aquí.                                                                                                              

Etiquetas: cultura organizacional, recursos humanos, capital humano, liderazgo. 

Regresar