Hoy hay un consenso entre los empresarios que un buen clima ayuda a conseguir mayor rentabilidad. ¿Pero es posible tener malos resultados con un buen clima laboral?

 

Una corporación compró una empresa en un país latinoamericano que tenía un excelente clima laboral y que aparentemente tenía buenos resultados. Cuando entraron a operar la empresa se encontraron con la sorpresa que las cuentas por cobrar eran incobrables y que realmente la empresa estaba perdiendo mucho dinero. Los resultados reales no figuran en los estados financieros y la empresa vivía una irrealidad. El clima laboral, si era real, la gente se sentía feliz de trabajar en la organización. 

Muchos estudios confirman que a mejor clima laboral se consiguen mejores resultados. Pero hay que comprender que son estudios estadísticos y que son tendencias generales, pero también existen empresas con buen clima y malos resultados.

Cuando una empresa se preocupa demasiado de tener un clima excelente puede cometer excesos que mermen su rentabilidad en el largo plazo. Por ejemplo, un jefe presionado por mejorar su clima laboral, puede tender a ser más condescendiente, no tan exigente y más complaciente. De la misma forma que un profesor, preocupado por el resultado de su encuesta académica, puede regalar la nota a sus alumnos, calificar más generosamente para conseguir su aprobación. Finalmente el alumno se exige y aprende menos y en la empresa ocurre lo mismo, impactando el desempeño. 

A veces un gerente debe hacer cambios que no son populares, quizás despedir a un empleado o cambiar algún sistema de compensación o política que afecta a las personas. Estos cambios afectan negativamente el clima laboral, pero son necesarios para el crecimiento de la empresa en el mediano plazo y deben hacerse.

Un elemento que las encuestas de clima miden es la sensación de orgullo de trabajar en la empresa. Cuando las cosas van bien y se consiguen buenos resultados, todos se sienten orgullosos. A todos nos gusta pertenecer a un equipo ganador. En cambio cuando las cosas van mal, la sensación de orgullo se puede reducir. Pero es una reducción positiva, es preferible que las personas tengan más sentido de urgencia que orgullo cuando las cosas no van bien. Necesitamos que las personas no se sienten en sus laureles y tengan el empuje de arreglar las cosas.

Hay que recordar que la felicidad no es la ausencia de las emociones negativas. La felicidad es tener en el tiempo mas emociones positivas que negativas. Pero las emociones negativas tienen una importante utilidad. Nos alertan de que algo anda mal y debemos mejorar. No hay que tener miedo en tomar medidas que puedan impactar el clima, si estás medidas son para el bien de la empresa en mediano o largo plazo. Lo que si es importante es cuidar las formas. 

Si tenemos que hacer cambios que impactan el clima laboral, es vital comunicarlos abiertamente. Explicar los motivos con claridad, siempre cuidando que exista justicia y respeto por las personas. Cumpliendo nuestras promesas y siendo transparentes. 

 

Otro caso que tuve la oportunidad de estudiar fue el de una empresa evaluada entre las 10 mejores empresas para trabajar pero que pierde dinero. Tiene empleados felices pero accionistas desesperados. En este caso el líder es un excelente comunicador carismático que mueve masas. Pero en realidad es un líder ausente, desorganizado, poco planificado y que no cumple sus compromisos con los accionistas. El líder manipula la información hacia adentro de la empresa para mantener la motivación, no hace los cambios necesarios porque anda muy preocupado de mantener el clima. 

Hay que entender que el clima laboral no es el fin sino un medio. Que un mejor clima en general nos ayuda a lograr resultados. Pero a veces una buena tormenta deja los campos mojados y listos para sembrar las nuevas estrategias.

 

 

Por David Fischman

Artículos relacionados:

Autoestima: La base del liderazgo

Entender el Empowerment en la empresa

El estatus en la empresa​

 


 

Conoce Effectus Fischmanconsultora de Recursos Humanos de David Fischman                                                                                                                                                                                                                  

*Si desea recibir los artículos de David Fischman vía mail, envíe un correo a "info@effectusfischman.com" o solicítelo aquí

Regresar


Contáctanos