“Si consideramos el valor de la creatividad, la toma de riesgos y el humor como importantes, debemos generar espacios donde éstos se estimulen, fomenten y donde la alta gerencia dé el ejemplo”.

A fin de año asistí a una fiesta de celebración de una empresa. Pero no era la fiesta típica con premiaciones y  reconocimientos. Esta fiesta tuvo un elemento adicional que la diferenciaba. Cada área de la empresa preparó un show para la audiencia. En el primer show, un musical al estilo de Broadway, participaron el presidente de la empresa con su plana gerencial. Entre los números preparados vimos musicales creativos, dramatizaciones inspiradas en películas y comedias bien logradas. A pesar de que no era obligatorio participar, ni se competía, hubo gran participación de los empleados, excelentes coreografías y, sobre todo, mucho entusiasmo. El resultado fue extraordinario: se generó un ambiente, creativo y mucha camaradería.

Pero además de camaradería, el teatro logra más. Principalmente, refuerza la cultura de la empresa. Los valores que la empresa mencionada quería destacar eran los de creatividad, sentido del humor y trabajo en equipo. Cada uno de ellos se fomenta con el teatro.

 

Al realizar un show, no solo se requiere de creatividad para definir la idea. El personal debe asumir riesgos, desarrollando labores nuevas, salir de su zona de confort y romper esquemas. Desde bailar en público, disfrazarse y hasta grabar sus voces en estudios de audio. Las coordinaciones con el equipo unen a las personas en actividades fuera de la oficina. Se refuerza el sentido del humor, puesto que los empleados se dan licencia para reírse de sí mismos. 

El teatro, además, apoya en el desarrollo de una cultura más horizontal, de menos distancia de poder, bajando a las personas de su pedestal de gerente o presidente y convirtiéndolas en “seres humanos” como todos. En el caso anterior, el show del presidente con su principal equipo gerencial era muestra de que la plana gerencial también sabe divertirse como todos y que las jerarquías no hacen diferencias. Adicionalmente, el hecho de que actuaran también implica que están dispuestos a correr riesgos y a dar el ejemplo de los valores que quieren modelar en su institución.

Existen algunas empresas en nuestro medio que ya usan el teatro para reforzar su cultura. Por ejemplo, conozco de cerca el caso de dos bancos, uno en Perú y otro en Chile que organizan fiestas de aniversario donde los empleados se disfrazan creativamente y hacen coreografías empezando por el presidente y su equipo gerencial. Otra empresa lo usa en su reunión mensual con todos sus empleados. Además de mostrar los resultados del mes, un área de la empresa debe darse a conocer mejor al resto y lo hacen a través de una representación con humor. 

Debemos recordar que la cultura de una empresa no la hacen los valores colgados en las paredes o los discursos del presidente. La cultura es el conjunto de creencias asumidas como ciertas por el personal.

 

Si consideramos el valor de la creatividad, la toma de riesgos y el humor como importantes, debemos generar espacios donde éstos se estimulen, fomenten y donde la alta gerencia dé el ejemplo. Para fomentar estos valores el teatro es una excelente opción.

A Mark Sheppard, presidente de Texas Instrument, le preguntaron cuál fue el secreto de su éxito en los años 70 cuando logró enfrentar a gigantes como Westinghouse, y General Electric. Él respondió: “Esas compañías conocían todo lo que no era posible, nosotros no. Éramos ‘tontos’”.

Una forma de hacer que los ejecutivos se enfrenten a lo imposible es crear espacios donde puedan actuar. Muchos dirán, “yo jamás podré hacerlo”, “no poseo dotes histriónicas”. Pero cuando lo hacen rompen una barrera mental importante que amplía su potencial y, por consecuencia, el de la empresa. 

 

Por David Fischman

Artículos relacionados:

Coaching: el arte de hacer preguntas para mejorar

Anatomía del ego en la empresa

Cuando ganar importa más que medir el clima laboral

 


 

Conoce Effectus Fischmanconsultora de Recursos Humanos de David Fischman                                                                                                                                                        

Etiquetas: coaching, recursos humanos, liderazgo, cultura organizacional. 

*Si desea recibir los artículos de David Fischman vía mail, envíe un correo a "info@effectusfischman.com" o solicítelo aquí

Regresar


Contáctanos