Una señora tenía un árbol palo de balsa en su casa. Este árbol crece muy rápido y es realmente hermoso. La señora estaba muy orgullosa de él y todo el tiempo recibía felicitaciones por su monumental obra. Un día su sala, que tenía piso de madera, empieza a levantarse. Primero fue una madera, luego otra más y en poco tiempo, la mitad de la sala estaba levantada. Vinieron expertos en carpintería y volvieron a colocar las maderas, pero estas, al poco tiempo, se salían solas. En su desesperación, la señora le consultó sobre este problema al jardinero, quien conocía bien los diferentes tipos de madera, para que le dé alguna idea de cómo solucionar el problema. El jardinero la miró con compasión y le dijo:

-  “Señora su problema no es la madera de la sala, sino su maravilloso árbol palo de balsa.”

- “¿De qué hablas?” -contestó la señora indignada- “Mi árbol está a 20 metros de mi casa.”

- “Este tipo de árbol no tiene raíces profundas y avanza de forma horizontal. Las raíces están presionando el piso de la sala.”- expresó el jardinero con mucha seguridad.

Al final la señora, con mucha pena,  sacó su lindo árbol y el problema de su sala se acabó.

Esta historia real es una buena metáfora de lo que es cultura.

 

Según Edgar Schein, el primer nivel de cultura se conoce como el de los artefactos y se refiere a todo lo que se puede ver, oír y sentir en una organización. En la analogía del árbol, sería todo lo que está encima de la tierra, el tronco, las ramas, las hojas y los frutos.

El segundo nivel está conformado por los valores, que vendría a ser la parte del tronco sumergido en la tierra.

Y finalmente, el tercer nivel estaría conformado por las creencias compartidas que son las raíces que están bajo tierra. Volviendo a la analogía del árbol palo de balsa, la señora tenía un lindo artefacto, pero tenía creencias destructivas, las raíces, que terminaron destrozando su sala.

 

Cuando una empresa quiere cambiar de cultura comete el error de empezar a generar artefactos en lugar de ir a las raíces o creencias. Por ejemplo, es típico ver que una vez que se definen los valores de una empresa, empiezan a colgarlos en todas las paredes. Estos símbolos son artefactos, pero los artefactos no forman la cultura, pueden reforzarla o contradecirla. Por ejemplo, imagínese una empresa que solo se orienta a los resultados y nada a las personas y quiere cambiar esta cultura. Si para hacerlo coloca un poster diciendo: "las personas son lo más importante" lo único que generará es cinismo. El artefacto, contradice lo que ocurre realmente como parte de la cultura y en lugar de ayudar, generará burlas.

En mis consultorías de cultura, nunca recomiendo empezar haciéndole propaganda a los valores deseados, primero es vital que se vean cambios reales en las conductas, sobre todo en la de los jefes.

Otro artefacto se refiere a la arquitectura y al diseño.  A un amigo que trabajaba en una empresa transnacional pequeña lo ascendieron y lo transfirieron a Chile como  gerente general. Cuando llegó a la empresa, vio que su elegante oficina era de 30 metros cuadrados mientras que las oficinas de los televendedores, donde trabajaban 8 personas, eran de 15 metros cuadrados. El decide darles su oficina a los televendedores y quedarse en la oficina de 15 metros cuadrados. Este artefacto envió un mensaje claro a la empresa de que el nuevo gerente general valoraba a las personas y a los clientes. Este artefacto de cambio de oficinas no cambió la cultura inmediatamente, pero con el tiempo, con el ejemplo y la atención del líder hacia las personas y clientes, sí lo hizo.

 

 

Por David Fischman

 

 

 

 

Artículos relacionados:

La traición del líder

La crisis de integridad

El líder del nuevo siglo


 

Conoce Effectus Fischmanconsultora de Recursos Humanos de David Fischman                                                                                                                                         

Etiquetas: cultura organizacional, clima laboral, recursos humanos, liderazgo. 

*Si desea recibir los artículos de David Fischman vía mail, envíe un correo a "info@effectusfischman.com" o solicítelo aquí

Regresar


Contáctanos